|  Artículos   |  Reinventa tu negocio, pero ¿por dónde comenzar?
reinventarse

Reinventa tu negocio, pero ¿por dónde comenzar?

Estos días de crisis hemos escuchado mucho la necesidad de reinventarse. Los que han tenido que detener sus operaciones, deben ver ahora qué hacen y cómo lo hacen para sobrevivir esta pausa económica. 

 

Puedes optar por entrar en pánico. Tal vez no como decisión consciente. Pero he visto cómo algunos deciden cambiar de giro por completo y atender necesidades actuales en el mercado. Vender tapabocas, gel, material médico, son algunos ejemplos de lo que las personas están pensando en hacer mientras sus operaciones están detenidas. Es muy válido, y espero que el esfuerzo y la apuesta que están haciendo no caiga en sacos rotos. Pero la realidad es que cuando comenzamos a tirar flechas al aire a ver cuál cae en la diana muchas veces le fallamos perdiendo dinero, tiempo y recursos. 

 

Con esto no quiero decir que no te reinventes, al contrario. Reinventarse pasó de ser un lujo a convertirse una necesidad en estos tiempos. La pregunta es ¿por dónde empezamos esa reinvención? ¿qué sí se hace y qué no sea un proceso evolutivo y no degenerativo?

 

La reinvención viene siendo un parte aguas de tu vida y trayectoria, pero no la de otros sino la tuya. Para de llenar tu mente con lo que están haciendo los demás y empieza un proceso de introspección. Tu propia trayectoria es clave para entender tu camino hacia lo nuevo que puedes hacer.  

 

Descubre tu propósito

Comienza tu reinvención descubriendo tu razón de ser. En este mundo que cambia y evoluciona tan rápido el “QUÉ” y el “CÓMO” van a ir cambiando en el tiempo.  Pero lo que se mantiene en el tiempo es tu gran “PARA QUE”. Éste no es tan fácil de descubrir, vive en nuestro inconsciente y mueve nuestro accionar pero no tan fácil le podemos poner las palabras con las que nos sentimos cómodos. 

 

Tu propósito se devela, se descubre, no se inventa. No te lo dará un estudio de mercado. Solo lo descubrirás indagando junto a tu equipo su sueño cuando comenzaron, lo que mas los llena de orgullo en su quehacer diario, anécdotas donde sintieron que su trabajo les apasiona. De ahí encuentras las similitudes, los temas, y de ahí se redacta. La redacción debería estar compuesta así:

 

Verbo + tu contribución, lo que haces de manera única + el impacto que esa contribución genera en otros. 

 

El propósito, a diferencia de la misión y la visión, no es yo-centrado. Los propósitos se enfocan en el otro. Desde su primera concepción como “razón de vida” siempre se han pensado para satisfacer una gran necesidad humana: la de trascender, la de aportar y ser parte de algo más grande que nosotros mismos. Como dice Yuval Noah Harari: los seres humanos entendemos el mundo a través de las historias, y la historia más poderosa que nos contamos es que nuestra vida tiene un propósito, todos lo necesitamos. 

 

Descubrir tu propósito es una gran herramienta para reinventarse. Porque partes de tu origen, de tu historia, de tus mejores talentos y de lo que más te llena de orgullo. Es una flecha que para salir disparada hacia el futuro toma impulso en el pasado. Las misiones por su naturaleza se pueden cumplir, tienen un fin. Un propósito no se acaba, hay infinitas formas de ejecutarlo. 

 

Entonces al descubrir tu PARA QUÉ, descubrirás que hay nuevos QUÉs y CÓMOs que puedes hacer, pero que son congruentes contigo, que tienen que ver con tus capacidades y las de tu equipo. Y será una narrativa en el que otros se sumarán porque los va a inspirar y llenar de orgullo. 

 

En DAR nos dedicamos a transformar la obligación en pasión para liberar el potencial humano. Siempre comenzamos nuestro trabajo de Identidad Cultural descubriendo el propósito de tu organización. Si necesitas ayuda, conversemos. 

 

a
457 BigBlue Street, NY 10013
(315) 5512-2579
everlead@mikado.com
[contact-form-7 404 "Not Found"]
× How can I help you?